viernes, 10 de febrero de 2012

Perros y gatos



Encuentro este texto sobre gatos y perros y sonrío. Siempre le estoy dando vueltas a eso de los perros y gatos.
Ayer leía que todos somos arañas y moscas a la vez, entonces somos también perros y gatos.

En mi casa siempre hemos tenido perros y nunca gatos, será por eso que los gatos me cautivan. Con el tiempo les he ido perdiendo el miedo y ahora los cargo, los acaricio y gozo con su ronroneo que me dice que disfruta sintiendo el subir y bajar de mi mano sobre su lomo.


Hay un momento en donde una se pregunta si somos lo que creímos ser o si habíamos equivocado el concepto.

Puedes pasarte la mitad de tu vida sintiéndote identificada con el perro, dócil, tierno, generoso, fiel, juguetón, alegre y realmente resultar ser distante, erizado, egoísta, autista, disconforme, loco, vagabundo.

Tengo un perro Fox Terrier que ve televisión. Si no lo creen pueden venir a verlo. Tiene programas favoritos. Adora los dibujos animados, los especiales sobre animales, sigue apasionadamente los partidos de tenis. Antes de ayer ante los chillidos de un chimpancé, mi fox terrier se acercó lo más que pudo al televisor, se paró en dos patas y trató de calmar al monito.
Entonces pensé en los pensamientos de mi perro tan diferentes a los pensamientos de los gatos.
Imagino una mente de gato libidinosa, con imágenes erotizantes, amigo de brujas, el gato está siempre cercano al placer, goloso.
Y también displicente. Nunca un gato servil. Nunca se le verá mendigando favores, humillándose para conseguir algo. El gato es.

El mejor amigo del hombre me persigue y se acomoda a mis pies. Sabe que soy su ama, y cambia su incondicionalidad por la seguridad de ser amado por mi.

Borges adoraba a su gato Bepo. ¿Bepo adoraba a Borges?
 









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es de gran utilidad para para Abraelazuldelcielo. Ce.