lunes, 21 de febrero de 2011

Juventud, divino tesoro


Samuel Ullman nació en Alemania en 1840 y se fue a vivir muy pequeño a Estados Unidos. Fue un comerciante en Ferretería y tenía vocación de servir a la comunidad. Comenzó a escribir a los 70 años.
He aquí el texto traducido de Youth, Juventud.
La juventud no es una época de la vida; es un estado mental. No consiste en tener mejillas sonrosadas, labios rojos y piernas ágiles. Es cuestión de voluntad; implica una cualidad de la imaginación; un vigor de las emociones; es la frescura de las profundas fuentes de la vida.
Juventud es el predominio temperamental del arrojo sobre la pusilanimidad de los apetitos; del ímpetu aventurero sobre el apego a la comodidad. Esta actitud a menudo se encuentra más en un hombre de 60 años que en un muchacho de 20. Nadie envejece meramente por el número de años que ha cumplido. Envejecemos cuando desertamos de nuestros ideales.
Los años pueden arrugar la piel; pero cuando se renuncia al entusiasmo le salen arrugas al alma. Las preocupaciones, el temor, la falta de confianza en uno mismo, encogen el corazón y aniquilan el espíritu.
Lo mismo a los sesenta años que a los dieciseis, en todo corazón humano palpitan el ansia por lo maravilloso, el constante apetito -como de niño- por lo que ha de venir y la alegría inherente al juego de la vida. En el centro del corazón -del tuyo y del mío- existe una estación de radio. Mientras reciba mensajes de belleza, esperanza, alegría, valor y fuerza, tanto de los hombres como del infinito, seguirás siendo joven.
Cuando se abatan tus antenas, cuando las nieves del cinismo y el hielo del pesimismo cubran tu espíritu, entonces sí habrás envejecido, aunque sólo tengas veinte años. Pero mientras tus antenas sigan alto, dispuestas a captar las ondas del optimismo, hay esperanzas de que mueras joven, aun cuando seas un octogenario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario es de gran utilidad para para Abraelazuldelcielo. Ce.