domingo, 10 de noviembre de 2013

Anhelos y otros asuntos de Margarite de Yourcenar

Podemos estar en desacuerdo con Margarite pero no podemos dejar de reconocer que ella pensaba su vida, la anhelaba, hacía planes, tenía metas e ilusiones. Preguntarnos por las nuestras es una tarea que puede ayudarnos a descubrir qué hay en nuestro interior y hacia adónde nos dirigimos y con qué herramientas. La invitación a la tranquilidad, a bajar el ruido, calmar el miedo, asumir el dolor, la vejez, acallar la novedad, son ideales difíciles de cumplir en este mundo que aplaude exactamente todo lo contrario. En otros asuntos parece drástica pero cada uno es dueño de sus miedos y sus anhelos.



ANHELOS
Desearía vivir en un mundo sin ruidos artificiales e inútiles, sin velocidad y en el cual la noción misma de velocidad sería despreciada o aborrecida; los medios rápidos de transporte estarían reservados para las profesiones indispensables o para algunos casos graves.
Un mundo sin efusión de sangre humana o animal, en el cual todo crimen se consideraría odioso, conllevando sanciones prácticas y purificaciones morales. El hombre manchado de sangre, automáticamente apartado por estimarse mancillado, extraviado e insensato.
◾Un mundo en el cual la sexualidad, en todas sus formas, se consideraría sagrada, aunque no necesariamente situada en el más alto rango de lo sagrado.
◾Un mundo en el que sería vergonzoso e ilegal tener más de tres hijos. [...]Un mundo en el que la prostitución sería solamente ritual. [...]
Un mundo que tendría muy en alto la idea de renovación y que despreciaría la noción de novedad. [...]
Un mundo en el que todo objeto viviente, árbol, animal, sería sagrado y jamás destruido, salvo por absoluta necesidad y con un sentimiento de aflicción. [...]
Un mundo sin idolatría pero rico en respeto.
Un mundo en el cual la muerte sería una gran aventura.◾Un mundo en el cual el suicidio sería la norma cuando comenzara el debilitamiento irreparable de las facultades. Los que a ello se negaran podrían vivir, pero sin honor. [...]

ODIOS
La velocidad inútil.La agitación inútil, La publicidad, es decir, la impostura. La rivalidad económica llevada al paroxismo
La fabricación de objetos inútiles.
El sometimiento y embotamiento de las masas ocupadas en fabricar esos objetos. [...]La separación del hombre de las formas animales y vegetales vivas.
El ruido mecánico. [...]

PROYECTOS
Ausencia total del miedo físico.
Ausencia total del miedo intelectual (creo que ya está logrado)
Aprender a ignorar el ruido. [...]
Rectificar siempre si el mínimo error se ha dicho o escrito.
Recordar siempre que cierto coeficiente de error es humano.

PENSAMIENTOS Y PRECEPTOS

Hacer de cada espacio donde se esté, un lugar limpio, aireado, claro, un oasis para uno mismo y para los otros.
Un lugar en el cual no entre el ruido inútil.Observar las disciplinas humildes.
Fidelidad en las pequeñas cosas.
Dejar cada recinto, cada objeto, más limpio, en lo posible más agradable a la vista que antes de haber ingresado en él, de haberlo tocado. [...]
Jamás dejar tras de sí un trabajo sin terminar que otros tengan que realizar en lugar nuestro. [...]
Tomar un poco de vino en la noche, como una deliciosa medicina.La cerveza, alimento líquido. La sidra, esencia del vergel.El té, caricia de Buda. Estimulante ligero, apoyo casi espiritual.El café, auxiliar casi ya demasiado fuerte. Un poco, en la mañana, pero con intervalos durante la jornada, en caso de gran fatiga. [...]
Cuando era joven, amaba bastante el pintalabios y el rubor en las mejillas que enciende el color de los ojos. Ahora no, o casi nunca y apenas. Que nuestro último rostro sea visto tal y como es.
Aceptar la enfermedad. Tres palabras. Cada letra de esas tres palabras representa millares de esfuerzos. [...]
Hoy vi la sabia rana sobre la roca, al borde de la toma de agua en el jardín. Inmóvil, como mineral, bebiendo la luz y el aire, muy antigua y venerable criatura dotada con una sabiduría anfibia. Y tan lejos de mí que no existe medio alguno para hacerle percibir mi amistad por ella.

2 comentarios:

  1. Gracias por tu hermoso blog querida Cecilia.

    Un abrazo fraterno.
    Atala

    ResponderEliminar

Tu comentario es de gran utilidad para para Abraelazuldelcielo. Ce.